viernes, 25 de marzo de 2011

Lo que va del Moleskine

#118

El sketch, o bosquejo, por definición es un dibujo a mano alzada ejecutado rápidamente y que no se concibe como una obra terminada. En general, es una forma rápida de registrar, o anotar, una idea para su uso posterior. En lo personal, creo, el sketch es una forma de arte total; independiente del material que se use para realizarlo (lápiz, tinta, acuarela, óleo, etc.); estos dibujos rápidos dan cuenta de la pericia que tiene el artista profesional o del talento no explotado del dibujante infrecuente que se entretiene con una servilleta, o periódico viejo, mientras espera. ¿Quién no le ha hecho cuernos, bigotes u ojos locos a una fotografía? ¿O quien no ha bosquejado una caricatura de un profesor en una tediosa clase? ¿Quién no disfruta de los garabatos de un ingeniero, un arquitecto, o un pintor antes de acometer una obra? ¿Quién no recuerda a Da Vinci?

Todos absolutamente todos los humanos, independiente de nuestro gusto o habilidad en el dibujo, hacemos constante y desprevenidamente sketches, bosquejos, garabatos, rayones, palitroques, doodles, o como sea que usted le conozca. A mí me encanta el sketch por la naturalidad de los trazos y la humildad con la que estas obras efímeras de arte tocan a todos. En un bosquejo se ve con toda claridad el talante de la persona que lo realiza, trazos fuertes, violentos, delicados, finos, gruesos, son expresiones de la personalidad. En un bosquejo se ven con toda claridad las preocupaciones, las pasiones, los miedos, los deseos, los dolores, las alegrías, de quien raya.

Haga memoria y recuerde las veces en las que usted se ha comunicado, sea con su Yo interior, sea con otra persona, sea con el universo, gracias a un dibujo. Lo invito a que recuerde su propia y extensa obra, ese avión o automóvil explotando, aquella calavera, el popular tipo de túnica negra con guadaña en mano (La hoz es muy pequeña para el trabajo que hace la parca), una cara feliz, una cara triste: o el más común y expresivo de los símbolos comunicantes de la humanidad, un simple dibujo de un corazón que lo dice todo.

A despecho de todos mis amigos ingenieros, físicos y matemáticos (los cuales son bastantes para alguien que ya olvido todo menos una vulgar, cotidiana y falible aritmética), el lenguaje con el que se comunica toda vida inteligente no es la matemática, es el dibujo, convención sobre la que se cimienta cualquier lenguaje escrito. La matemática y la física son el mensaje que explica el “funcionamiento” de universo (eso es innegable), pero el vehículo a través del que se entrega toda información se cimienta sobre puntos y trazos, la unidad mínima del dibujo, la unidad mínima de cualquier de cualquier lenguaje escrito.

Cuando Dios o los extraterrestres lleguen a la tierra, o cuando nosotros invadamos (Dios no lo permita) una cultura extraterrena, no vamos a llegar a explicar con malabarismos matemáticos o literarios, de dónde venimos y cuales son nuestra intensiones. Vamos a dibujar una calaverita y luego ellos, o nosotros, arremeterán con todo el poder bélico del que sean capaces; o por el contrario dibujaran, o dibujaremos, un corazoncito para dar a entender que todo irá bien. Ese es el encanto del sketch, bosquejo o garabato. Por eso me gusta.

Pero no me extiendo más, ya me deje llevar, en lo que se suponía era una corta introducción para enseñarles los últimos garabatos hechos en mi moleskine. Perdone usted las molestias causadas y las estupideces dichas. Aquí estan:

El tótem aquí retratado  se encuentra en un café llamado Baluarte (Colombia con la ochenta, en Medellín), agradable sitio, buena carta y servicio variable (Depende del animo de la mesera).

Éste ganso lo dibujé mientras viajaba, en el mes de enero, por el municipio de Gómez Plata (Antioquia), aunque no lo crea el ganso posó para este retrato, pero asumo no le gustó el resultado, pues al final del proceso me picoteo. (Sí, dolió)


El escarabajo que ven ahora es un completo misterio, de repente lo sentí en mi coronilla, lo tomé con la mano y muy quieto se quedo allí. aproveche y lo dibuje, al final lo dejé en unos arbustos fuera de mi casa.

Aquí estaba pensando en una mujer que no veo hace mucho y que probablemente no volveré a ver. Traté sin éxito de recordar su rostro, así que intenté dibujar un vestido que hiciera justicia a la sensación de belleza que aún me provoca.

Los botes son una cosa poco frecuente en mi vida, era tarde, tenía insomnio y traté de dibujar uno.

Éste es Rob-Ni, un sketch más de un personaje que conocerán en algún tiempo

Un pez koi en un estanque, por más que trato no logró recordar el estado emocional o la situación que me llevó a dibujar un koi. Diré pues: he aquí un dibujo de un pez koi en un estanque.

Por último una corta historieta hecha en el moleskine, cuya explicación se encuentra dos entradas atrás.
-Altais-

5 comentarios:

  1. Que buena entrada. La introducción dan ganas de dibujar, sin más, sin preguntas o intenciones. Definitivamente logras cautivar con palabras o dibujos. Los sketch buenísimos, son una puerta abierta a la humanidad del propietario de este blog, y en lo personal disfruto mucho cuando los autores dejan ver su lado humano.

    ResponderEliminar
  2. Me gustaría ver los moleskines en vivo. Ya así me dejan la sensación de imensidad. Me gusta leerte y los dibujos cada vez me impresionan más. Ya me gustaría encontrar algo que no me llamará la atención, para no parecer in-objetiva en mis comentarios...pero no chico, eres tan bueno!!!. Gracias por esta entrega.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Antonia, Gracias Andrea ¿que sería de bestiario sin ustedes dos? Gracias

    ResponderEliminar
  4. Aparte de encantarme la frescura de tus dibujos, me siento con extrañeza atraído por ellos. Pareciera como sí un un alma gemela estuviese andando por ahí en otra forma y con otra visión pero cercana a fin de cuentas. Tus reflexiones sobre el boceto y su valor intrínseco y global son una delicia y las comparto a plenitud. Queda pues aquí marcada una cita esporádica a este bello sitio donde me siento emparentado por las rayitas y los pensamientos de un vecino desconocido de Medellín.

    ResponderEliminar
  5. Ed Alas, bienvenido a Bestiario. siempre es un placer para mi encontrarme con nuevos lectores, más cuando son cercanos en el espacio. Ya nos encontraremos para intercambiar bocetos de ésta, nuestra ciudad.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails