jueves, 12 de abril de 2007

Prólogo

Mi nombre es Pablo. Mi seudónimo, Altais. El siguiente relato, querido lector, lo expongo a manera de prólogo a la tarea que me he impuesto. No tiene titulo, pero dudo que eso sea un impedimento para su lectura. Es probable que le sirva para hacerse una idea de lo que le espera, así que espero la impresión no sea del todo desagradable.


La herida ha sido abierta. Tu sangre fluye ahora por la abertura, derramando trazos, mancillando la antes insondable blancura.

Sangras incesantemente. No deseas detener la hemorragia, pues aunque mueres un poco con cada trazo, vives sólo al derramarte. Eres feliz sólo cuando la realidad toma forma gracias a tu constante pérdida.

Creas sólo a través de la propia destrucción. Haces sin preguntar, o meditarlo, lo único para lo que has sido creada. Escribir.

-Altais-


2 comentarios:

  1. Mauricio de A.9:07 p.m.

    ¿Se pueden sugerir temas para tus trabajos semanales?... Seria interesante.

    ResponderEliminar
  2. Magnífico!!!

    Me encanta poder leerte de nuevo, tu estilo sigue siendo refrescante, alucinante… mucho mas desde la última vez que te leí, hace ya algunos años…

    Me alegra por ti y por los lectores que te estés tomando el tiempo de hacer público tu trabajo, es una lastima que sea solo cada ocho días. Enloquécete escribiendo, diviértete, disfrútalo, al fin y al cabo “ser poeta es mejor que ser Dios”.

    Perdóname por estar tan lejos, han pasado tantos días, tantas historias, tantos sueños que en lugar de escribirte un mensaje tendría que escribirte un libro.

    Espero con ansia la próxima entrega…

    ¡¡¡Aún me sorprendes!!!

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails